Iglesia de San Pedro de Gardélegui

Introducción

Dentro del territorio municipal de Vitoria-Gasteiz, Gardélegui se nos presenta como un pequeño pueblo que atesora una iglesia de origen medieval. La primera referencia documentada de la localidad data del año 1025, cuando aparece mencionada en el Cartulario de San Millán de la Cogolla como Gardellihi. Así, junto con la vecina localidad de Harizavalleta (Aretxabaleta), Gardélegui entregaba un total de tres rejas a este monasterio. Unos siglos más tarde, esta localidad fue incorporada a la jurisdicción de Vitoria-Gasteiz, cuando fue cedida en 1258 por el rey Alfonso X el Sabio, por lo que es considerada como una de las “aldeas viejas” que rodea a la capital. Consta que en el siglo XVI llegó a tener dos ermitas, pero ambas están actualmente desaparecidas.

Vídeo

Imágenes 360º

El retablo fingido

Tras el retablo mayor que ocupaba el ábside de la iglesia encontramos unas interesantes pinturas murales de distintas épocas. El conjunto trata de imitar la arquitectura de un retablo mediante la pintura, práctica muy habitual en los siglos de la Edad Moderna. Está dividido en dos niveles con distinta cronología. En la parte inferior se despliegan dos grandes pinturas realizadas por Juan de Bustillo en 1579. La de la izquierda representa la escena de la Oración en el Huerto, con Cristo rezando mientras sus discípulos duermen. La de la derecha, muestra la Flagelación de Cristo, copia de la famosa obra homónima de Sebastiano del Piombo que se encuentra en una de las capillas de San Pietro in Montorio en Roma. Ambas escenas están flanqueadas por grisalla de guirnaldas que enmarcaron en origen el sagrario central.
Las pinturas de la parte superior son posteriores, realizadas en el primer tercio del siglo XVIII. En ellas se muestra un calvario con Cristo crucificado en el medio y rodeado por las figuras de San Juan y la Virgen María. Como escenario, de fondo, contemplamos la ciudad de Jerusalén, adaptada al urbanismo del siglo XVIII, y sobre ella el sol y la luna. La ventana absidial románica ha sido aprovechada para ubicar la figura de un ángel y la paloma del Espíritu Santo.

Fotografías antiguas

Las fotografías antiguas son un importante documento para comprobar el aspecto que tuvo la iglesia hasta comienzos del nuevo milenio. Durante la profunda y agresiva restauración de los años 2000-2001 se desarmaron o reestructuraron los diferentes elementos incorporados a lo largo de la historia del templo, como la casa cural, la torre o la altura de los muros. En el interior, encontramos también grandes diferencias: el retablo, en la actualidad desmontado, se encontraba en su lugar original, tapando las pinturas murales que fueron descubiertas durante esa misma restauración. Alrededor, otras pinturas históricas a base de cortinajes enmarcaban el retablo barroco.

La iglesia

Exterior

En los muros sur y oeste del templo, hacia el exterior, sobreviven dos de las ventanas originales de la iglesia románica. Ambas carecen de decoración, ya que ninguna de ellas ha conservado las columnas ni las arquivoltas, por lo que sólo se muestran las piedras biseladas que forman los vanos. También podemos encontrar un tercer ventanal en el muro absidial, visible desde el interior ya que en la actualidad está completamente cegado. Tanto en su lado norte como en el sur todavía se mantiene una hilera de canecillos lisos que le dan el inconfundible aspecto románico. Junto a la puerta de acceso a la iglesia se encuentra el pórtico y la sacristía, construidos ambos en el siglo XVIII.

La portada

El pórtico de la iglesia esconde una sencilla portada románica que apenas muestra decoración. Está formada por un arco ligeramente apuntado y muestra dos elegantes arquivoltas baquetonadas. A pesar de todas las transformaciones que ha sufrido el templo a lo largo de los siglos, algunas de ellas muy profundas, es curioso comprobar cómo se ha logrado mantener parte de la policromía de la portada, formada por una serie de líneas rojas que simulan un despiece de sillares.

El interior

El templo se levanta sobre una única nave con cabecera recta. Mientras que la parte del presbiterio es algo más estrecha que la nave principal, ambas están cubiertas por unas bóvedas de cañón ligeramente apuntadas cubiertas por revestimientos pictóricos recientes. El arco triunfal, que separa el presbiterio con el resto de la nave, tiene también un arco apuntado y está sustentada por ménsulas de decoración rococó, sin duda producto de un maestreo que trató de disimular los elementos medievales del templo.

Los retablos

El retablo mayor fue retirado y desmontado en la última restauración del templo. En consecuencia, actualmente sólo se conservan parte de las estructuras y algunas tallas originales, que están repartidas por la iglesia. Situadas en el ábside encontramos las tres principales: una imagen de San Pedro, titular del templo, una talla de la Virgen y, finalmente, una tercera escultura dedicada a Santa Catalina del siglo XVII, procedente de una de las desaparecidas ermitas que tuvo la localidad.

En el interior de la iglesia también encontramos dos retablos laterales dedicados a San Isidro y la Virgen del Rosario respectivamente. Realizados en el siglo XVIII, ambos guardan imágenes de sus correspondientes advocaciones y de otros santos que los acompañan.

LOCALIZACIÓN

Créditos fotográficos:

De las fotografías actuales: © Alava Medieval / Erdi Aroko Araba.

De las fotografías antiguas: Archivo del Territorio Histórico de Álava.

Share This